RSS

Feed

16 de febrero de 2016

Cuando los días no te cunden nada

0 comentarios
¿No os ha pasado que parece que a los días le falten horas? ¿Que llegas de trabajar y con las obligaciones del día a día se te pasan las horas y sin darte cuenta y sin haber tenido tiempo para tus hobbies es casi ya la hora de dormir?



A mi últimamente me pasa mucho. Demasiado diría yo. Tengo una lista de To-Do's larga y no hay manera de ir tachando items. Con suerte uno cada dos semanas o así.

Este va a ser un post un poco quejica, tan típico en mi. Pero de vez en cuando es necesario volcar todo “lo que tienes dentro” para verlo un poco en perspectiva y no tener una visión tan negra del asunto.

Un día normal comienza preparándote para ir a trabajar, coger el coche y llegar a la oficina. Superada la mañana, comer en 30 minutos escasos (en la ofi también, y de tupper) y a por la tarde. Últimamente salgo siempre tarde, una media hora así que me planto en casa con suerte sobre las 18.30. Parece que queda toda la tarde por delante pero antes de las 22 (hora de la pastilla de la noche y de la toma de tensión como los abuelos) hay que:
  • Andar 30 minutos como poquísimo
  • Hacer los ejercicios “recomendados” (si no los haces te dicen que la recuperación es peor y más larga)
  • Preparar la comida/tupper para el día siguiente
  • Hacer la cena
  • Sesión de ducha
Las 22 es mi hora límite para hacer cosas. Que hay que cenar y descansar… Esto último cada día es más necesario.

Vamos, que con suerte puede quedar ¿una hora? para aprovechar el paseo y tomar algo rápido o leer, enredar con el ordenador... Eso si no hay que hacer recados, hacer papeleos, ir a comprar algo… Ya se sabe que esto va en el lote de la independencia, hacerse mayor… Pero últimamente no tengo tiempo para nada. Puedo estar dos días sin encender el ordenador en casa cuando hace unos meses era algo imposible en mi.

Y ahora además, me he apuntado a un curso online, porque no tenía suficientes cosas que hacer :( Y hay que llevarlo al día, que sino te cierran los módulos y adiós. Ya tengo las tardes pringadas del todo. Por lo menos ahora tendré que encender el ordenador e igual consigo hacer mis cosas, quien sabe :)

Por no hablar de que se echa el tiempo encima para el día E(xplosión) y no sabes si tienes todo preparado. ¡Ay! ¡Qué estres! Solo de releer esto me da más agobio... Pero bueno, esto es algo pasajero. Seguro que aun tengo menos horas después del día E :D Será cuestión de acostumbrarse a esto ¿no?

Pues nada, ya me he desahogado un poco. Ese era un To-Do muy grande jeje, que siempre veo todo muy negativo y tiendo a estresarme rápidamente.

En fin...

Relax, take it easy 

(y sino siempre está mi jardin zen online)

Elena

0 comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates