RSS

Feed

2 de noviembre de 2016

Un fin de semana en el valle de Chistau

0 comentarios
¿Qué tal ha ido el puente? Bueno, si habéis tenido puente, claro... Yo si, pero muy diferente a lo esperado. Lo he pasado con un bebé con fiebre, así que hemos tenido la primera visita al pediatra :( Menos mal que tenía fiesta, sino no se cómo nos habríamos organizado...

En fin, ya que no ha sido un finde largo nada apasionante hoy os cuento uno que si que lo fue hace dos meses, cuando nos fuimos a conocer el valle de Chistau. Coincidió con el fin de semana de antes de volver a trabajar, para celebrar nuestro segundo aniversario de boda.



Ninguno de los dos habíamos estado, y la verdad es que teníamos ganas. Y no solo por ir a la montaña, sino por huir un poco del calor asfixiante de la primera semana de septiembre.

Nos alojamos en el hotel Mediodía, en Plan. Es un lugar con mucho encanto, y las encargadas son muy amables y atentas. Como no hay ascensor, nos dejaron un sitio para no tener que ir con el carro del peque arriba y abajo.

Algunos detalles del hotel


Lo mejor sin duda de ese hotel, la terraza. Es muy acojedora, con unas vistas preciosas y muy tranquilo. Estupendo para descansar. Además, se nota que estamos en un pueblo donde se confía en la gente. Tenían un honesty bar, donde tu te cogías las bebidas que querías, y las apuntabas para que te las cobraran al irte. Esto en una cuidad, ni pensarlo. Seguro que más de uno bebería sin pagar.

Como con el peque no podíamos ir por caminos muy complicados (la visita al Ibón de Plan la dejamos para cuando tenga unos años más),  fuimos paseando hasta San Juan de Plan pero tocó volver corriendo porque se avecinaba tormenta.

San Juan de Plan

Plan

Una calle de Plan


Probamos los dos restaurantes de Plan. Comimos en  Casa Ruché, todo casero y muy bien, y cenamos en La Capilleta. Allí era comida más vanguardista, muy rica y dónde probé el, creo, mejor coulant que he probado. Ahí es nada!!!!

El Coulant de La Capilleta


El domingo hicimos una mini ruta a Puen Molín, llevando al nene en la mochila, por supuesto. Cuando el camino empezó a ser un poco más duro, media vuelta y nos dirigimos a Gistaín. Dimos una vuelta por el pueblo y subimos al Mirador Cruz de Puyadase.

Haciendo la mini ruta

Gistaín

Vistas desde el Mirador Cruz de Puyadase



Antes de volver a Huesca y al calorazo, comimos en el Hotel Restaurante Casa Anita, donde cayó otro coulant jaja. También un sitio recomendable.

Y llegó el final de nuestro fin de semana por este valle. Muy recomendable! Sin duda volveremos, ya que al menos tenemos que hacer la excursión al Ibón.

Saludines


Elena

0 comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates