RSS

Feed

11 de mayo de 2017

Luchando con los #percentiles

4 comentarios

Que Fork no está gordo salta a la vista. Es un crío delgado desde que nació y suele recibir adjetivos como "poqueta cosa" (término muy médico recibido en el hospital en su última fiebrada), "careta fina" y demás.

Desde que nació lo de comer ha estado por demás. Lo teníamos que despertar para que comiera, básicamente. Los lloros porque estaba muerto de hambre no los hemos conocido, ya que prefería dormir. Si lo despertabas se ponía de una leche que solo conseguías que apretara la boca, se cabreara y siguiera sin comer. Así que... a adaptarse a su ritmo. Si no quiere, no quiere.

Cuando pasamos a la alimentación complementaria aun fue peor. Le metías cucharadas de comida y sacaba la lengua para que se le escurriera el puré. Lo nunca visto. Tardó como dos meses en aceptar medianamente los sólidos. Eso sí, SU ración.

Vamos, que tenemos un niño cuyo percentil de peso es <3 (de hecho, -3) , no estamos en las gráficas sino bajo ellas. Por ello, desde los 6 meses hemos tenido control de peso cada mes y últimamente cada 15 días.

Nuestra gráfica


Le han hecho análisis de sangre (varias veces), le han mirado marcadores de alergias, le estamos dando hierro porque salió que estaba flojete... y nada. No sale nada y no "mejora" (si es que hay algo que mejorar a parte de que quiera comer) nada.

Entre tanto ha superado una infección que lo dejó KO e hizo que además perdiera peso, una otitis, reacciones a vacunas... Vamos, que hemos tenido semanas de comer normal (para ser él) y semanas de no quería nada de nada.

Pero tu lo ves y tiene fuerza, está animado, juega, no para... Solo que es delgado y que llega la hora de las comidas y cuesta la vida que abra la boca. O la abre pero a los 5 minutos decide que ya es suficiente.

Todo esto agota. Me agota. Y desquicia, Y desespera. A la lucha diaria para que coma algo (que también sufren en la guardería) hay que unir el bajón que te da cada vez que lo pesan y la cifra no aumenta o aumenta poco. Y aunque la propia pediatra dice que el crío está bien, que evoluciona como debe, quiere descartar que no hay nada que le impida engordar antes de asegurar que "es así", que es lo que creemos que pasa. Por tanto, derivación al especialista del hospital para que "lo miren bien". Otra vez análisis y pruebas, supongo...

Así que ahí estamos, luchando contra los percentiles infantiles y, que cosas, haciendo operación engorde cuando media España está en plena operación bikini. Solo espero que no le quieran hacer una endoscopia o similar para descartar celiaquía, porque lo veo demasiado invasivo para un niño tan chiquitín y que se ve sano...

De momento a echar quesito a todo, todo sea por sumar calorías.

Que la fuerza nos acompañe...

Por cierto, ¿alguna experiencia similar o consejo para intentar llevar mejor el tema?


Elena

4 comentarios:

  1. Le he pasado el link a una amiga que está igual. Qué complicado que no quiera comer. Es fácil decir desde fuera que bueno, que si el niño está sano y feliz pues todo va bien, pero intentar darle de comer a diario y que no quiera se hace duro. Eloy come muy bien y ya el día que quiere menos o no quiere lo paso mal... A diario tiene que ser muy duro. Mucho ánimo!!! Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es duro, si... Hay veces que te da el bajón y acabas llorando de impotencia, pero no se puede hacer nada. Sólo seguir teniendo paciencia y no desitir.
      ¡Como os envidio a las mamis de niños comedores! Disfrútalo :)
      Gracias por los ánimos guapa
      Un beso

      Eliminar
  2. Ay!! Acabo de conocer tu blog pero... cómo te entiendo y sé exactamente por lo que estás pasando!!
    Con nuestra hija nos ha pasado exactamente igual...
    Hemos tenido días de llegar a tomar en todo el día unos 60ml de bibi y repartidos! Y nada, la llevas aquí allí de pago, de Seguridad Social y como la tía no para quieta, se ríe a carcajadas, sujeta la cabeza desde el hospital... Pues nada "la niña se ve bien, no le pasa nada"
    No, si a quien termina pasándole es a quienes estamos ahí todo el día intentando que coma...
    Ahora mismo tiene 7 meses y mi experiencia ha sido: 3 días de LME que abandonamos por diversos motivos, lactancia artificial que NO QUERÍA Y NO SABÍA tomar + reflujo con lo cual además de llorar por no querer el bibi lloraba porque le dolía el reflujo y a los 3 meses y medio empezamos con cereales sin gluten, 3 meses y 3 semanas papillita de cereales y hasta hace 2-3 semanas (es decir, con 6 meses) era una pura lucha comer...
    Eso de abrir la boca para que se le caiga el puré lo conozco, tanto como tener que poner 3 baberos uno encima de otro para no tener que echar toda la muda a la lavadora, poner la lengua hacia arriba para que no pueda entrar la cuchara, escupir tal como le sacas la cuchara... en fín que sabemos todo el repertorio.
    Y quema, mucho mucho mucho, más de lo que alguien que no ha pasado por lo mismo puede llegar a entender... Yo he llegado a ponerme nerviosa porque era la hora de comer de la niña y sabía el espectáculo que venía...
    Una técnica que usan en la guardería y hemos copiado es con el chupete: metes cucharada y enseguida pones el chupete, así al menos traga y no escupe tanto. ¿Suena asqueroso? Si ¿Funciona? Al menos a la mía sí... por probar...

    Nosotros vamos al especialista de digestivo (además de pediatra de la S.S. y el de pago) desde que tiene 3 meses y nada "que hay niños que son así y que de repente entre los 7-9 meses suelen cambiar solos" Y te digo que en nuestro caso parece (porque ya no "echo campanas al vuelo" tan fácil) que está siendo así y vamos mejorando.

    Estamos en percentil 3 y con 7 meses usamos ropa de talla 3-6 que en ocasiones queda grandecita...

    Yo le echo humor y digo pues más baratito hacer de comer... Pero te entiendo perfectamente, así que sólo te puedo decir que disfrutes de los pequeños momentos en los que admite algo más de comida y lo veas como una victoria más de tu paciencia que de nadie más. Si el peque está sano pues habrá que aguantar y tener esperanza en que algún día cambiará (que pasa, mira mi caso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      A ver si tenéis suerte y cambia. El nuestro ya tiene 13 y hay días mejores y peores. Hoy por ejemplo no ha comido nada, porque solo quería dormir... A ver si luego consigo meterle algo más en el cuerpo :(
      Lo del chupete solo nos funcionaba con dos cucharadas, luego se lo aprendía ni abría para el chupete. En la guardería también están pensando a ver métodos para que coma pero sin éxito.
      Y lo de la ropa... también un problema! Más de un año que tiene y la ropa de 12M de altura bien, pero de cintura se le caen los pantalones. De 9-12 de cintura bien pero pantalones muy cortos. Así que hay días que va enseñando pierna y otros perdiendo el pantalón xD
      "Es así", que le vamos a hacer...
      Mucho ánimo, y a seguir luchando con estos pequeños tan mal comedores.
      Muchas gracias por pasarte
      Besicos

      Eliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates