RSS

Feed

20 de noviembre de 2017

NIños que no quieren comer

0 comentarios


Llevamos una semana que las horas de las comidas vuelven a ser casi una tortura.

Creo que ya es sabido que en casa tenemos un nene que lo de comer no es lo suyo. Pero lo de estos últimos días... uf! Desayuno, leche. Solo. En la guarde se come la mitad de lo que debería y gracias. Merendar más o menos bien pero la cena vuelve a ser lucha. Un día incluso se saltó la comida. NO quiso nada. Y cena (que debería haber tenido hambre), simbólica también.

La teoría es muy bonita: "no hay que forzar al niño", "ellos marcan el ritmo", "30 minutos intentando que coma y si no quiere dejarlo"... etc, etc. Vale, esa es la teoría, pero... ¿qué hace una madre si su niño pesa poco? Y poco de verdad, no paranoia abuelil. Poco de pesar como un bebé de 9 meses a pesar de tener año y 10 meses. Vamos, que 9 kg y gracias. Percentil -3, como ya he contado alguna vez. Pues hacer todo lo que dicen que no hagas.

Le hemos puesto dibujos, música, hemos pasado más de 1 hora intentando que coma, le hemos cambiado la comida a ver si era que no le gustaba, insistido... He pasado por enfado, fustración, resignación... todos los estados posibles para conseguir lo mismo: NADA. Cuando un niño dice que no, es que no.

He leído muchos artículos y post sobre este tema, porque "nos ha tocado" un malcomedor. Hay muchos, cientos. Y en todos que si paciencia, que ningún niño se muere de hambre... Pero ¿y si es tu hijo el que no quiere comer y encima es delgadito? ¿También lo vives todo en modo zen sin darle importancia?

En estas situaciones me encantaría ver que hacen los gurús. Vale, está sano. Se le puede dejar sin comer hasta que decida comer. Ok. Pero... ¿y si por propia voluntad decide que nunca es buen momento? Que a mi hijo si no lo sientas a comer no se acuerda que existe la comida. Y la primera palabra suele ser: NO! Y como dice que no, no le insisto según los consejos y consejeros ¿no?

Pues lo siento, pero en esto de la ma/partenidad cada niño y casa es un mundo y lo que te vale a ti, igual para mi no. Y sí, mi hijo está sano, pero igual es porque esos platos que se termina gracias a la insistencia de toda la familia  son los que necesita. Igual si lo dejáramos pasar, como los expertos sugieren, estaríamos tomando suplementos, vitaminas o a saber el qué.

¡Ay! Qué fácil es opinar desde la distancia y cuándo no te toca de cerca...


Elena

0 comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates