RSS

Feed
Mostrando entradas con la etiqueta maternidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta maternidad. Mostrar todas las entradas

5 de febrero de 2018

Efectos secundarios de las enfermedades de nuestros hijos en casa

12 comentarios
Bebe enfermo consecuencias padres

Cuando nuestros hijos están malos sufrimos. Sufrimos porque no sabemos que les pasa. Sufrimos porque vemos que no están bien. Sufrimos porque no sabemos si está mejorando o aun la enfermedad nos deparara otra sorpresa. Sufrimos. Y es que nos cambiaríamos por ellos si pudiéramos, ¿verdad?

Pero además de la fiebre, mocos y demás molestias asociadas, hay otros efectos no deseables que os traen las enfermedades de los retoños. Seguro que os suenan:
  • Falta de sueño. Si nuestro peque no duerme los papis tampoco
  • Debido a esa falta de sueño estamos más cansados e irritables así que hay altas posibilidades de saltar a la mínima y enfadarse por chorradas
  • Malabares con la familia para que el niño pueda quedarse en casa, ya que obviamente no va a ir a la guarde en ese estado. Toca tirar de abuelos, vacaciones... de lo que sea.
  • Los quehaceres de la casa quedan en segundo plano: durante los días que nuestro niño esté malito ni se nos pasará por la cabeza limpiar, recoger, hacer la compra, la comida... Así que puedes encontrarte que un día vayas a hacer la comida y "¡oh! no hay huevos!" O... "Dios mío, no hemos comprado pañales!", "tengo todas las camisetas sucias"... etc etc. Obviamente esto no ayuda a que el estado de ánimo mejore
  • "Okupas" para visitar al enfermito. Con el consecuente rato de atiende_a_las_visitas_en_lugar_de descansar/preparar comida/agonizar en el sofá
  • Días de enclaustramiento, recogimiento espiritual o como lo queráis llamar. Te pasas 4, 5, 6 días sin salir de casa más que para trabajar o ir al médico. Y tu estado de ánimo lo nota. Necesitas airearte (y ventilarte)
  • En resumen: cansancio tanto físico como mental.

Nosotros acabamos de pasar una semana horribilis y lo tengo todo  demasiado fresco. Aún me estoy recuperando, tengo la casa hecha un asco y sin recoger.

Pero lo más importante es que el peque vuelva a estar bien. Porque si él (o ella) está bien, todos estamos bien (o al menos mejor) ¿Verdad?

Feliz lunes!

PD. Hoy es Santa Águeda así que feliz Santo a todas las mujeres. Lo mejor del día es... el postre! Toca comer reliquias jeje


Elena

29 de enero de 2018

La importancia de estar y sentirte bien

1 comentarios

Este 2018 lo empecé con el firme propósito de sentirme bien, volver a preocuparme por mi. Y es que cuando se tiene la sensación de que no te "encuentras", verse y no reconocerse, pensar "yo no era así"... no gusta.

Todas las personas tiene comportamientos, o signos que indican que la cosa no está todo lo bien que debería: fumar demasiado, caída del pelo, estar mucho más susceptible, saltar a la mínima, ...En mi caso, de siempre, ha habido varios ejemplos que "marcan" que la cosa no está todo lo bien que debería:
  • Uñas en muy mal estado. Me las muerdo de siempre, pero si hasta a mi me dan vergüenza es que hay algo (estrés, nervios, lo que sea) que hacen que sea imposible dejar de comérmelas, aunque me hagan daño (es mi "tabaco").
  • Comer/picotear demasiado: cuando me enfado, cuando algo me preocupa, cuando estoy nerviosa... Otro método de alivio
  • Sacar a mi Hulk interior por chorradas y enfadarme desmesuradamente por tonterías
  • Entrar en modo ermitaño
Creo que durante el año 2017 hubo demasiado de estas y otras cosas, y sí, ha habido momentos que no me he reconocido en plan ¿en serio estoy haciendo esto? ¿Por qué?

Cuando llegas a este punto toca parar, ver qué pasa, por qué pasa e intentar poner remedio.


El punto en el que creo que empecé a "caer" fue al empezar a trabajar y tener que compaginar mi vida laboral y familiar. Y eso lo pagan los que tienes más cerca y eso no puede ser.

Así que, desde las pasadas Navidades he tomado (o al menos lo estoy intentando) la decisión de reencontrarme a mi misma. Y en ello estoy: haciendo algo de dieta, me he puesto uñas de porcelana para no poder mordérmelas (llevo 4 semanas limpia!), cuando lo necesito "pido" tiempo para mi, hablar las cosas en vez de guardármelas y explotar cuando no viene a cuento...

Y oye, parecerá una chorrada, que ha pasado poco tiempo y que igual me dura una semana más,  pero YA ME SIENTO MEJOR. Y al sentirme mejor estoy más contenta, no me fustro tanto cuando Fork no quiere comer,  me apetece hacer más cosas y mi ogro interior no sale tanto (salir sale, porque es parte de mi carácter "encantador" xD).

Y es que sí, es importante estar bien porque eso le repercute a los de tu alrededor. Y no solo eso, puedes por fin disfrutar de verdad de lo que tienes :)


Elena

15 de enero de 2018

Sobre lunes, #bluemonday y cualquier otro día

12 comentarios

Vuelve a ser lunes. Suena el despertador y piensas... ¿ya? ¡Pero si me acabo de acostar?

Mal empezamos... Te despiertas más cansada que cuando te echaste a la cama y por delante te quedan 5 días de trabajar fuera de casa, porque dentro te toca todos los días.

Con suerte se te habrá pasado el dolor de espalda. O no. Seguirá allí. En fin, arriba que empieza el ritual: baño, desayunar y si puedes vestirte antes de que toque despertar al pequeño. Porque claro, el fin de semana se despierta solo a esa hora pero entre semana ¡ja! Anda que no le gusta la cuna...

Mientras uno le da de desayunar el otro intenta avanzar por otro lado hasta que llega la hora de que mamá se vaya a trabajar porque entra antes.  Si, es papá quien le lleva a la guarde antes de entrar él.

Casi 7 horas después visita rápida a casa para comer. Papá ya lo ha hecho y a las 3 va a buscar al pequeño (sí, también lo hace él). Después de casi solo un besico y que llegue el relevo para encargarse del pequeño, primero papá y luego mamá vuelven a trabajar. En mi caso hasta las 17.30 - 18 horas (depende lo que tenga entre manos). Papá hasta las 19h.

Cuando llego a casa me espera una carrera por el pasillo y un abrazo muy fuerte de unos pequeños bracitos. Si hace buen tiempo paseo (y si se puede de paso hacer algún recado), nos encontramos con papá.

Seguir con el paseo, ir a tomar algo, volver a casa a jugar... Ya queda poco tiempo juntos los tres. Se acerca la hora del baño y de la temible hora de cenar. Si se da bien en media hora se lo come. La mayoría de las veces toca luchar para con suerte llegar a la mitad del plato. Ya estamos acostumbrados... Mientras tanto se va haciendo la comida del día siguiente.

Un besito de buenas noches y Fork sobre las 22h a dormir (no hay manera de que se duerma antes). Cenamos nosotros y un rato de tele. Tender si hemos puesto lavadora, recoger un poco la cocina y ya se nos ha ido el día.

Y así, día tras día. Rutina. En la que estamos en familia con suerte 3-4 horas. Y eso si que es Blue, y no solo el segundo lunes del año o lo que diga un estudio...


Elena

19 de diciembre de 2017

Árbol de Navidad de fieltro - Segunda parte

0 comentarios

¡Casi estamos en Navidad y no os había enseñado el árbol de fieltro acabado que empezamos a hace en el post anterior!

Bueno, también es verdad que me había pillado el toro y no lo había acabado hasta ahora, pero psssssssi , es un secreto ;)

Sólo nos faltaba hacer la decoración del árbol, así que necesitaremos:
  • Fieltro de colores
  • Tijeras
  • Algodón para rellenar
  • Hilo
  • Aguja
  • Cola de ratón para que se puedan colgar las figuras
  • Velcro

¡Al lío!

  1. Dibujamos en el fieltro por cada adorno que queramos, dos dibujos. Yo los he hecho "dobles", es decir, dos planchas rellenas con algodón para darles más volumen. Y los he hecho a pulso, no tengo plantillas, sorry :(
  2. Recortamos
  3. Cosemos las dos caras de cada adorno, rellenando con algodón y con el cordón.
  4. En el caso de la estrella, hay que tener cuidado que el cono que dejemos se la suficientemente ancho para poder meter la punta del árbol
  5. Pegamos un trozo de velcro (la cara que se engancha en el fieltro)
  6. Listo!
Se puede hacer versión facil, plana, sin relleno, sin coser usando silicona... depende de las ganas.

Pues ya está, justito para Navidad ;)

Ahora solo espero que Fork juegue con él... Sino, pues... pues... que va a jugar con él seguro, que mamá se lo ha hecho con todo el cariño del mundo :)



Elena

5 de diciembre de 2017

Árbol de Navidad de fieltro para nuestros peques

4 comentarios


Ya estamos casi en Navidad, seguro que no os habíais percatado ;) Turrones, luces, adornos... nos invaden. Es más, el puente se acerca, momento que eligen muchas familias para decorar sus casas y que "oficialmente" empiecen las fiestas.

Pues en estas estaba yo un día, pensando en los adornos y en lo que sufrirá el árbol con una criatura que anda y toca todo lo que tiene a su alcance. Por no hablar de las bolas: cosa redonda que ve, cosa que lanza (parece que apunta maneras para el balonmano).

Así que me puse a buscar por internet cómo poner a salvo el árbol y me topé con esto:



y... ¡amor a primera vista!

No es que tenga unas manos maravillosas, pero algo me defiendo (espero, sino las del #christmasbloguero me decís para mejorar :) ) así que decidí intentarlo.

¿Queréis hacerlo vosotros también? ¡Pues os explico mi tutorial para este árbol! No es tan profesional como el de la foto, es más casero pero queda resultón.

El resultado es un arbolito de fieltro de 50 cm de alto para que nuestros peques puedan jugar con él, colgar sus adornos, descolgarlos, pegarlos, moverlos...

Voy a dividir el DIY en dos post. En éste os explico como montar el árbol. En el siguiente os contaré las figuritas que he hecho para colgar.

Pues... ¡vamos allá!

Materiales:
  • Dos planchas de goma eva verde de 60x40
  • Fieltro verde de diferentes tonos (he tenido dificiltades para encontrar planchas grandes, un tapete de cartas puede servir también)
  • Bolas de abalorio grande
  • Hilo
  • Tijeras
  • Pegamento silicona fría
  • Tijeras
  • Lapiz
  • Cordel

Pasos:
  • Pegamos las dos planchas de goma eva con la silicona de manera que nos quede una plancha grande de casi 80 x 60. Esperamos que seque bien
  • Cogemos un lapiz y un cordel de un poco más de 50 cm de largo. Dibujamos un semicirculo con el lapiz y el cordel desde el borde largo y en el punto central de nuestra goma eva. Intentad que sea del largo máximo. Esa será la altura de nuestro árbol. Recortamos y formamos el cono/árbol.
    Algo así tendríamos que hacer con la goma eva
  • Pegamos los extremos con la silicona. Esperamos a que se seque.
  • Llega el momento de cubrir con fieltro. Comenzamos de abajo arriba cortando trozos de fieltro en forma de triángulo y pegándolos en nuestro árbol. La ubicación, organización de colores... a gusto del decorador.
  • En los triánguos que queramos cosemos bien fuerte un abalaorio (servirán para que nuestro peque cuelgue las figuritas que hagamos) antes de pegarlos en el árbol.
  • Cuando lleguemos al final, rematamos la punta y... ¡listo!


Ya solo falta hacer las figuritas para colgar :)

¿Qué os parece? A que es fácil!!!! Esperemos que con esto consigamos alargar la vida del árbol oficial ;)

Lo dicho, en otra entrega os cuento como he hecho los adornos y el resultado final.

Feliz día


Elena

4 de diciembre de 2017

Primera tutoría de este curso

2 comentarios

Después de unas semanas en las que he estado algo alejada del mundo 2.0 por trabajo y cansancio extremo debido a varias noches sin dormir bien por culpa de tos infantil, resurjo de mis cenizas. O algo parecido.

Creo que es la perspectiva de que esta semana es rancia, con varios parones festivos. Habrá gente que tiene puente, pero no es nuestro caso. Aquí todos el 7 a picar.

En el post de hoy os quería contar como ha ido la primera tutoría del peque de este curso. La tuvimos este viernes y llegué directa sin comer, a ver que nos contaba de nuestro chico.

Como siempre temíamos que nos contaran que les costaba mucho darle de comer. O que incluso había empezado a soltar la mano o boca, pero no!

Su "seño" nos sorprendió diciendo que comía como el resto de los niños, que quería comer solo incluso. Y muchos gestos de renuncia que hace en casa se lo reserva solo para nosotros por lo visto. ¡Ya le vale! ¡Cómo nos chulea! Pero bueno, al menos come. Que como ya sabéis es algo que nos (me) preocupa bastante.

Luego nos describió totalmente a nuestro niño: cómo se comporta cuando se fustra, lo que le gusta la música y bailar, como se esfuerza en expresarse, sus palabras... Nuestro pequeño se comporta en la guarde como en casa 👏👏

Salimos con "deberes": pautas para intentar manejar mejor las rabietas y lloros de llamar la atención, y trabajar con él alguna actividad que se le resiste un pelín. Pero muy contentos (y yo con mucha hambre!!! xD).

Y es que, lo mejor que puede pasarte cuando llevas a tu hijo a la guarde, es que lo conozcan tan bien como tú. Eso significa que se preocupan por él y que lo estás dejando en buenas manos.





Elena

27 de noviembre de 2017

Ideas de regalos de Navidad para niños de 2 años

0 comentarios


A pesar de la "polémica" de lo catálogos sexistas de las diferentes tiendas de juguete (creo que todos nos hemos dado cuenta que:
  • niñas → rosa, muñecas, maquillaje y princesas
  • niños → azul, coches, deportes, acción
) a los padres no nos queda más remedio que tirar de ellos para buscar inspiración para nuestros retoños.
Se acerca Papa Noel y los Reyes Magos y hay que buscar ideas para ayudar a SSMM a que traigan lo más adecuado para los niños. Y ya no solo en casa de papá y mamá, sino también en la de los abuelos, tíos... Vamos, que hay que hacer la carta bien pensada para no encontrarnos el día 6 con juguetes repetidos o que no son del gusto del pequeño. Porque sí, a pesar de no tener ni 2 años los papás ya sabemos de que pie cojea nuestro hijo.

En nuestro caso, su juguete estrella es... una pelota. Le encanta jugar a "gol" y es difícil superar el atractivo de una pelota rodando. A pesar de eso tenemos que buscar, como he dicho, regalos para Navidad.

Pensando en que sean educativos y acorde a sus gustos algunas ideas podrían ser:

  • Puzles adaptados a su edad: de encajar piezas, de madera.
  • Una cocinita. A nuestro hijo le llaman mucho la atención (y sí, es un chico!), no se por qué. Este fin de semana nos hemos acercado a mirar precios y se ve que es algo general.
  • Coches con luces y sonidos. Se entretiene con los cochetes, un rato, eso sí. Pero los empuja, los persigue... 
  • Juegos de Mesa, como los que recomienda Bebé a Mordor
  • Libros y cuentos. Me encantaría que le gustara leer, como a mi. Y de momento el solito coge sus libros de la estantería y se entretiene pasando las hojas y señalando y nombrando lo que ve. Y a mi se me cae la baba cuando hace eso :)
  • Ropa. Un must. Llegará la primeravera y no le cabrá nada (espero) de la temporada anterior, así que ya que toca renovar armario y es época de regalos mejor algo que sea útil. Y como de momento casi no se entera, pues hay que aprovechar!

Pues estas son mis ideas. ¿Añadiríais alguna más a la carta de los Reyes? ¿Alguna sugerencia?
Elena

20 de noviembre de 2017

NIños que no quieren comer

0 comentarios


Llevamos una semana que las horas de las comidas vuelven a ser casi una tortura.

Creo que ya es sabido que en casa tenemos un nene que lo de comer no es lo suyo. Pero lo de estos últimos días... uf! Desayuno, leche. Solo. En la guarde se come la mitad de lo que debería y gracias. Merendar más o menos bien pero la cena vuelve a ser lucha. Un día incluso se saltó la comida. NO quiso nada. Y cena (que debería haber tenido hambre), simbólica también.

La teoría es muy bonita: "no hay que forzar al niño", "ellos marcan el ritmo", "30 minutos intentando que coma y si no quiere dejarlo"... etc, etc. Vale, esa es la teoría, pero... ¿qué hace una madre si su niño pesa poco? Y poco de verdad, no paranoia abuelil. Poco de pesar como un bebé de 9 meses a pesar de tener año y 10 meses. Vamos, que 9 kg y gracias. Percentil -3, como ya he contado alguna vez. Pues hacer todo lo que dicen que no hagas.

Le hemos puesto dibujos, música, hemos pasado más de 1 hora intentando que coma, le hemos cambiado la comida a ver si era que no le gustaba, insistido... He pasado por enfado, fustración, resignación... todos los estados posibles para conseguir lo mismo: NADA. Cuando un niño dice que no, es que no.

He leído muchos artículos y post sobre este tema, porque "nos ha tocado" un malcomedor. Hay muchos, cientos. Y en todos que si paciencia, que ningún niño se muere de hambre... Pero ¿y si es tu hijo el que no quiere comer y encima es delgadito? ¿También lo vives todo en modo zen sin darle importancia?

En estas situaciones me encantaría ver que hacen los gurús. Vale, está sano. Se le puede dejar sin comer hasta que decida comer. Ok. Pero... ¿y si por propia voluntad decide que nunca es buen momento? Que a mi hijo si no lo sientas a comer no se acuerda que existe la comida. Y la primera palabra suele ser: NO! Y como dice que no, no le insisto según los consejos y consejeros ¿no?

Pues lo siento, pero en esto de la ma/partenidad cada niño y casa es un mundo y lo que te vale a ti, igual para mi no. Y sí, mi hijo está sano, pero igual es porque esos platos que se termina gracias a la insistencia de toda la familia  son los que necesita. Igual si lo dejáramos pasar, como los expertos sugieren, estaríamos tomando suplementos, vitaminas o a saber el qué.

¡Ay! Qué fácil es opinar desde la distancia y cuándo no te toca de cerca...


Elena

13 de noviembre de 2017

Arteria Umbilical Única (AUU)

0 comentarios



En la semana 20 de embarazo, en la ecografía más importante de todas, nos dijeron (a la vez que nos anunciaban que esperábamos un niño) que teníamos Arteria Umbilical Única (AUU). ¿Qué? ¿Qué es eso?

A la alegría del momento de conocer el sexo del bebé, y de que todo parecía estar bien, llegó una sombra ya que a pesar de que "todas las medidas son normales", también obtuvimos un "vamos a haceros una eco extra para asegurarnos de que el crecimiento es normal". Y con eso nos quedamos. Con una nueva eco y para casa. No nos explicaron nada más.

Por supuesto, yo sobre todo, me empecé a preocupar. No era nada, pero hacían más controles, así que muy normal no debía ser... Y no conocíamos a nadie que hubiera comentado nada de AUU.. ¿Qué debía ser eso? Está claro lo que hice a continuación ¿no? Sí... buscar por internet.

Para estas cosas médicas siempre he sido muy cauta. Leo toda la información posible, pero de fuentes fiables. Y siempre sabiendo lo mejor que te puede pasar, y lo peor. En este caso podía ser algo anecdótico o lo peor que os podéis imaginar.

En esas estaba cuando recordé un comentario de la médico en la eco de las 12 semanas "uy, solo hay una arteria en el cordón". Pero ahí se quedó... Y es que la AUU es eso: una anomalía en el cordón umbilical por la cual en lugar de haber dos arterias y una vena, sólo hay una arteria y una vena. ¿Qué puede pasar? Al haber menos "entrada de alimentos" el bebé puede ser más pequeño, que tenga un retraso en el crecimiento, que es lo más habitual. Esto sería lo más suave, porque puede ser síntoma de algo mucho más grave.

A pesar de que todo apuntaba a que no sería nada pasé unos días un poco malos, como es normal. Y acordándome de la primera ecógrafa por no haber mandado más controles desde un principio.

Cuando llegó la siguiente eco nos dijeron que ¡todo normal! El crío estaba en percentil 90 y todo. ¿No se supone que debía ser pequeño? ¡Pero mejor! Esta vez el médico sí que nos explicó un poco más lo que pasaba. Cuando las medidas son normales, que salga AUU es irrelevante. Antes, como no se hacían ecos lo de una única arteria no se veía, pero parece ser que empieza a ser más "normal" (normal pero según la wikipedia solo ocurre en el 1% de los casos).

Por asegurar nos programaron otra eco extra, que también fue bien. Seguíamos con un niño en percentil 90, crecimiento normal, y todo normal, así que todo eran buenas noticias. El susto inicial se fue olvidando y ya no temíamos a mi arteria única.

Cuando nació nos llevamos, sin embargo una sorpresa: nada de percentil 90, ¡3.2 kg! Así que las medidas de las ecos no resultaron muy exactas en nuestro caso :S Pero no nos importó... El niño nació bien, lo más importante.

Así que si estáis como yo, buscando información sobre la AUU y os habéis asustado por todo lo que habéis leído, aquí tenéis un caso de los buenos, de los que no ocurre nada. Lo único que ha causado es que mi niño en el ombligo en lugar de tener tres marquitas como tenemos la mayoría, él tiene dos. Así de especial es mi pequeño ^^

Si estáis en la fase de control, mucho ánimo, y ojalá tengáis tanta suerte como tuvimos nosotros, de verdad.


Elena

25 de octubre de 2017

"¡Me toca!", "Pues en mis tiempos..." Tipificando a los cercanos al bebé

2 comentarios

Cuando hablas con otras madres y comentas los "conflictos" que surgen con algunos familiares o conocidos por el retoño te das cuenta de que se repiten determinados comportamientos entre los vecinos, abuelos, tíos, primos segundos... Vamos, que a pesar de que cada casa es un mundo, en todas las familias (primerizas sobre todo) aparecen una serie de personajes muy marcados y fáciles de detectar.

Estos son algunos de los más evidentes:
  • El cronómetro: Controla el tiempo que otros pasan con vuestra criatura (o incluso con propios padres si piensan que está mucho en brazos o enmadrado) y pueden (o no) quejarse o insinuar si tal o Pascual lo tiene demasiado, o muy poco, o que por qué no está con A en lugar de ir a B. Pueden llegar incluso a creerse con "derecho" a exigir su turno.
  • El peliculero: esos que ya antes de nacer se montan su propia versión de nuestra paternidad, prediciendo como lo criaréis, cuidaréis y todo lo que haréis y luego claro, tortazo de realidad. El corte del director no se parece al de su guión.
  • El manirroto: Le compra toooooooooooooodo lo que ve. Da igual que digas que ya tiene de eso, se lo compra porque su niño se merece eso y más. Luego tienes el armario lleno de ropa con etiquetas y que ya le va pequeña. O la casa llena de juguetes que ni ha tocado.
  • El médico. "Este crio tiene frío, tiene las manos frías", "Uy, que tos, se está poniendo malo", "Tápalo, tápalo", "¿Seguro que come suficiente?" , "¿Cuanto mide, cuanto pesa?". Seguro que lo habéis sufrido...
  • El Armani: "¿Asi llevas al niño? ¿No estaría más guapo con una ranita que con esos vaqueros?" ¿Ropa del Primark? ¡Por favor!
  • El Rastreator: Compara a tu retoño con todo bicho viviente de su misma edad para comprobar que progresa adecuadamente o si lo estás haciendo mal. ¡No vaya a ser que "el suyo" sea el más bajo/gordo/lento en andar/lo_que_sea!
  • El Retro : "Pues en mis tiempos no se hacía así y mira que bien han salido mis hijos". ¿Qué contestas a esto? ¿Qué la ciencia avanza y que también antes se pensaba que la tierra era redonda? Para qué... Mejor no perder el tiempo ;)

Ante estas personas (que además pueden ser muy cansas) sólo hay una cosa: paciencia y usar mucho body milk para que te resbale.

¿Vosotros también tenéis este tipo de personas revoloteando a vuestro alrededor? ¿Habéis pensado en personas concretas según ibais leyendo?


...

PD: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia xD








Elena

18 de octubre de 2017

Lactancia y destete, resumen de nuestros 17 meses

4 comentarios


Y por fin llegó el día. Pensaba que nunca lo haría. En verdad tenía "ganas" porque compatibilizarlo con horario laboral ha sido un estres y ya estaba cansada. Pero a la vez me daba pena romper el vínculo, ese momento de los dos. Pero ese día llegó... Ya hace un mes que Fork toma solo bibe y ha dejado a mami.

Atrás quedan 17 meses de LM. Los 9 primeros fueron de LM exclusiva, luego ya por horarios nos tuvimos que pasar a la mixta, hasta ya pasar a LA 100% que es como estamos ahora.

Yo tenía claro que, si podía, le daría LM. Sino bibe y aquí no pasaba nada. Así que desde el principio lo intentamos y nos esforzamos para conseguirlo. Pero los comienzos fueron duros. Del "este niño es tonto" que recibió mi peque por parte de una enfermera del hospital al día de nacer porque no se podía/sabía enganchar, pasamos al uso de pezoneras por su recomendación. Fue semana/semana y media horrible. Mi niño casi no cogía casi peso, y eso que se pasaba más de una hora en cada pecho porque yo creo que no podía succionar bien con el plasticucho (sin contar la marranada al quitar las pezoneras derramando leche... Un show).

Si esto no era suficiente, debido al uso de las pezoneras tuve una mastitis a la semana de nacer Fork. No podía vaciar bien el nene, y unido a que tuve una subida brutal de leche... boom! Fue el momento de comprar el sacaleches de Medela para poder vaciar y acabar con la infección. Mientras estuve en estado "comatoso" (la mastitis me dejó totalmente KO) me sacaba la leche del pecho enfermo para darselo con bibe (viva el Philips Avant!!!!) y si me veía con fuerzas le daba del otro. Sino a sacar también. Así 3-4 días. Todo esto unido a mi destrozo tras el parto, que tengo pendiente de contar...(tengo que verme con fuerzas). Pero eso pasó, aunque seguíamos con las pezoneras y no veía avance. Ya no sabía que hacer.

Por suerte, mi matrona nos salvó. Me citó para ver como mamaba sin pezoneras y me dijo que las tirara, que no servían para nada ¡Tenía un agarre perfecto! Y así lo hicimos desde ese día hasta que lo "dejamos". Aún me hago cruces por las diferentes opiniones del mismo cuerpo sanitario. Si hubiera sido por los "consejos" del hospital me habría rendido a los 15 días...

Pero no os creáis que ya todo fue estupendo hasta ahora, continuaron las "penurias". Como no engordaba Fork estuvimos como una semana, para probar, dandole su toma, a la hora-hora y media me sacaba leche para intentar aumentar la producción, y cuando le volvía a tocar y terminaba le ofrecía en bibe lo que me había sacado (estimulación poderosa creo que se llamaba). Esos días fueron un horror, era totalmente esclava de la leche. Y engordó, pero no lo suficiente a pesar de tanta estimulación. Yo conseguí aumentar la producción pero el tema es que el niño no quería comer más, algo que todavía arrastramos jeje.

Al mes volví a sufrir mastitis (yuju!!!), así que opté por una solución drástica. Si después de la toma seguía notando el pecho congestionado, me lo vaciaba con el sacaleches. Le ofrecía más leche, y si no lo quería, ¡a congelar! Comenzamos el banco de leche para emergencias (mami no está, mami está mala) y para la vuelta al curro. Llené un cajón entero del congelador!!! Leche tenía para aburrir, pero el nene quería solo lo justo :(

He de decir que desde los tres-cuatro meses duerme de tirón, así que durante la noche nada de leche lo que nos permitía descansar. Para intentar que ganara peso hubo un tiempo que lo despertábamos para que comiera, pero se quedaba sopa así que desistimos.

Cuando empecé a trabajar llevábamos a la guarde bibes con mi leche. Yo empecé a bajar la producción, porque en lugar de las dos tomas que solía hacer por la mañana, pasé a una. Me sacaba una vez leche en la ofi (mucha, dicho sea de paso o_O) y la guardaba para el día siguiente. A la hora de comer iba corriendo a casa para darle otra vez y tras salir de trabajar cuando quería. Obviamente las reservas iban bajando. Al mes, mes y medio ya dejé de sacarme leche en el trabajo y empezamos a darle LA alguna toma, por ir yo más tranquila, así que íbamos con lactancia mixta.

Llegó la alimentación complementaria también y por tanto iba bebiendo menos leche, hasta que terminamos dándole LM solo por la mañana y por la noche de cena. Pero esta última terminó rechazándola también. Solo nos quedamos con la toma del "desayuno" que completábamos con LA porque el señorito se estaba volviendo vago y no queria esforzarse mucho. Así aguantamos 2 meses o así, hasta que después del primer finde en pareja decidí que, si no me lo pedía, lo dejábamos completamente.

Y no pidió. Ni volvió a hacer mención de querer otra leche que no fuera en bibe. El destete había llegado y terminado con éxito. Cero traumas y lloros. Justo lo que quería.


Me dio mucha penita, no lo niego, porque se acababa una era, y me daba cosilla dejar de darle más defensas pero el momento tenía que llegar algún día. Y creo que mi salud  lo necesitaba también, ya que me dijeron que todos mis dolores de lumbares tras el parto no mejorarían de verdad hasta que no dejara la lactancia, por el tema de las hormonas. A ver si es cierto o no, de momento siguen aunque quizás un poco menos.

Y os preguntaréis, ¿un niño de 17 meses aún con leche artificial? Pues si... en ningún momento nos han dicho que pasemos a la leche de vaca. Supongo que esperan a los resultados de las pruebas de intolerancias de ¡mañana! para "dar el paso".

Hasta aquí el tochazo de mi experiencia con la lactancia (que como veis ha pasado por todos los tipos: LM exclusiva, diferida y mixta) y el destete junto con mis penurias (me he dejado alguna obstrucción pero era demasiado).

¿Cómo es o fue vuestra experiencia?

EDITO: Se me había olvidado comentar que después de la primera mastitis comencé a tomar lactanza, un probiótico para el pecho. No me libró de la segunda mastitis, pero es verdad que ya no tuve más... 8 meses estuve tomando, pero creo que lo que de verdad me ayudó a no volver a tener infección fue vaciar siempre.

 Elena

31 de agosto de 2017

Primer año de guardería - Nuestra experiencia

0 comentarios


El 1 de septiembre, mañana,  hará 1 año que Fork va a la guardería Escuela Infantil. Un año ya... Y por tanto un año desde que volví a trabajar tras la baja. ¡Cómo pasa el tiempo!

Mi pequeño no ha tenido vacaciones salvo las que ha tenido mamá también. Vamos, que se está pegando todo el verano allí a excepción de la semana en Asturias y los 15 días de agosto. Pobre... Sin vacaciones de verano como el resto de niños. Pero sin nadie con quien poderse quedar es lo que pasa (miedo me da cuando vaya el cole, espero que haya más yayos jubilados).

Así que sí, salvo enfermedades, fiestas de guardar y vacaciones de algún papi, un año en la guarde. Cuando empezó, por tanto, no tenía ni 5 meses. Por eso, cuando estábamos buscando la perfecta para nosotros tuvimos en cuenta varios puntos:
  • Instalaciones: limpieza, aulas, organización del sitio... Que cuando la visitáramos nos diera buena impresión.
  • Zona separada para bebés, por el tema de las enfermedades y "achuchones" del resto de niños
  • Las cosas de cada niño, para él. Es decir, SU cuna, SU hamaca, SU xxx. Nada de ponerlo en la primera cunita libre.
  • Que dejaran llevar LM. Íbamos a llevar los bibis con mi leche (al menos durante varios meses), así que fueran concientes de su conservación y no pusieran pegas.
  • Que tuvieran en cuenta sus horarios (poder indicar "siguiente bibi a las 10", etc)
  • Comida (para cuando nos tocara). En la nuestra, mientras son del primer nivel hasta que pasan al siguiente "curso" comen lo que les lleves: puré, trocitos... Así se adaptan al ritmo (y tiempo de intrudicción de alimentos) de cada niño.
  • Qué hacen cuando un niño está enfermo. Aquí con 37.5º ya te llaman o no los puedes llevar. Me parece PERFECTO. Evitemos contagiar a los niños. A mi me gustaría evitar una enfermedad de Fork, así que supongo que el resto de padres también lo ven bien.
  • Que no cierre en agosto, porque nosotros no cerramos en agosto :(

Luego, cuando empezamos con la alimentación complementaria fue muy importante que se adaptaran también a sus necesidades. No quería comer "comida", quería su leche despúes de dos cucharaditas. En un principio se empeñaron en que comiera su puré, y si no quería pues nada más, a pesar de llevarles un biberón para después "por si acaso". Tras hablar con ellos y explicarles que es un niño de bajo percentil, que algo tenía que comer porque le da igual no hacerlo... le daban su lecheta y sin problema.

Con el tema de la comida hemos tenido MUCHA suerte, porque han tenido paciencia infinita con él. Han "luchado" como nosotros para conseguir que coma. Ya no que se lo termine, que coma. Lees por ahí que no hay que obligarles a comer, que lo que él quiera... pero con este crío solo hubiéramos conseguido que se mueriera de "hambre". Digo "hambre" porque no sé si sabe lo que es eso. Hasta se alegran cuando se termina lo que le había preparado!!!!

Así que con las guarderías/escuelas infantiles es muy importante confiar en la elegida, en el trabajo que están haciendo con nuestros hijos y que haya comunicación. Que a fin de cuentas van a pasar muchas horas con ellos y van a participar en su educación.

Después de este año puedo decir que mi niño está bien cuidado. Sí, se nos ha puesto malo pero menos de lo que me esperaba. En casa no sabemos que habría pasado, supongo que algo le habríamos pegado nosotros o por la calle (aunque seguro que menos cosas de las que nos ha pegado él ¬¬). Y vale, no tuvimos elección. Tenía que ir sí o sí. Pero al menos saber que ya que no podemos estar con él, que esté con personas que se preocupan y lo cuidan casi como lo haríamos nosotros. Y entra y sale muy contento! Y esa es la mejor señal de que elegimos bien :)
 

Elena

26 de junio de 2017

Fin de curso?

0 comentarios


A principio de mes fue la fiesta de "fin de curso" de la guarde de Fork. Fin de curso para quien lo tenga, pensé yo. Porque aquí el pequeño se va a pegar todo el verano yendo salvo las 3 semanas que papá y mamá tienen vacaciones. Si, nuestra guarde no cierra en julio y agosto (y menos mal).

Los que de verdad han tenido fin de curso, ¿cómo lo hacen? ¿Son maestros y tienen vacaciones todo el verano? ¿Mandan a los niños con los abuelos? ¿Se apañan con campamentos? ¿Se turnan para juntar 3/4 semanas cada progenitor y así acumular casi todo el verano aunque no coincidan ambos salvo los findes?

Yo entiendo que en este aspecto conciliar es difícil, porque ninguna empresa va a dar tantas vacaciones. Yo tengo la suerte de tener jornada intensiva en verano, así que por lo menos ahora puedo estar con él por las tardes. Pero el resto... ajo y agua.  Acaba el colegio y/o cierra la guarde y... ¿qué haces? Pues o te gastas pasta en los campus de verano y colonias o explotas a abuelos.

En fin, que todos tenemos muchas ganas de que llegue el verano, pero la logística no me digáis que no es difícil. Miedo me da cuando llegue la época cole. No se cómo nos apañaremos. Supongo que como todo hijo de vecino, como puedas :S

Feliz lunes!



Elena

7 de junio de 2017

Guardando recuerdos del primer año de tu niño

2 comentarios

Este fin de semana he acabado (casi) el primer álbum de fotos de Fork. En él está el seguimiento de su primer año, 12 sesiones fotográficas, una por mes, para ver la evolución. Volver a ver las fotos de cuando era una "bolita" pequeña (bolita es una manera de hablar, porque nunca ha estado gordo) al casi niño que es ahora te hace darte cuanta qué deprisa pasa el tiempo. Este primer año ha sido visto y no visto.

Ya me lo habían contado, que no te enteras, pero sufrirlo en tus carnes es otra cosa. Menos mal que una es previsora y desde antes de que naciera estaba dispuesta a "inmortalizar" su primer añito. ¿Cómo? Aquí os dejo lo que hice/estoy haciendo (porque aun no me ha dado tiempo a organizar todo) para cuando nos pongamos en momento nostálgico, y para que él mismo se vea dentro de unos años:

  1. Sesiones fotográficas de seguimiento del bebé.
    Básicamente el álbum que casi he acabado. Consiste en fotografiar al bebé una vez al mes hasta que cumple un año. Nosotros la hicimos en Fernando Paules. Son sesiones de unos 20-30 minutos (depende de lo colaborativo que esté el nene), con diferentes fondos. Te regalan 3 fotos y el resto que cojas, las pagas. Fácil. Elegir las fotos no tanto ;)


  2. Hitos del bebé.


    Son esas tarjetas tan monas que se suelen ver por instagram junto con el bebé, para inmortalizar su cumplemes, el día que ha comido sólidos por primera vez...
    Yo me hice las mías y cuando la criatura consigue algo, foto de rigor con la fecha del evento. Luego las imprimo en papel y estoy montando otro álbum. Creo que tengo pendiente organizar las fotos desde noviembre... Me da una pereza terrible, pero hay que hacerlo.

  3. Album "¡Hola mundo! Mi primer añito" de Mr Wonderful.
    ¿Quién no los conoce? Este álbum está organizado para recordar el embarazo, el día del parto, primeros viajes, sonrisas... Acaba con el primer cumple. Es mucho más genérico y da más "libertad" que usar hitos. Nos lo regaló la tía del nene cuando nació y lo hemos ido completando poco a poco. Aún no lo he terminado, por supuesto.

  4. Álbum "Bienvenido a los primeros años de tu vida"

    Un libro/álbum pensado para ir rellenando hasta los 3-4 años. Tiene espacio para fotos, dibujos, comentarios... Es en clave de humor (tienes que indicar el color de su primera caca!!!! o lo primero que rompió) para que sirva como una mini biografía y el prota se ría cuadno lo lea cuando sea más mayor. También fue un regalo y la verdad es que me gusta mucho. Le vamos a recomendar ver Juego de Tronos gracias a él!!

  5. Caja de recuerdos.
    Su pinza del ombligo, su primer mechón de pelo cortado, sus primeros dibujos de la guarde...Todo lo que no sea foto, en una cajita para el recuerdo jeje. 

Y creo que ya está todo. No está mal... Por supuesto luego están los miles de videos y fotos con el móvil, pero tener algo "físico", que se pueda tocar parece que es más válido y perdurable. Cosas mías jeje.

¿Añadiríais alguna otra cosa? Para mi ya es tarde pero igual a las futuras madres les sirve ;)

Feliz día
 Elena

22 de mayo de 2017

Lámina de nacimiento del bebé

0 comentarios

Haciendo limpieza de archivos e intentando organizar todas las fotos que tengo he encontrado la lámina que hice para decorar la habitación de Fork con los datos de su nacimiento. Y he pensado, ¿por qué no compartirla?

Es una manera muy fácil (y barata) de decorar la habitación de nuestro niño.

Yo lo llevé a revelar en tamaño 30x20 cm (en papel fotográfico mate porque me gusta más el acabado), compré un marco que me gustara, y ¡listo! Personalizamos su cuarto.

Para que podáis hacer vuestra versión, he creado una imagen sin datos para que os la descarguéis y añadáis los de vuestro bebé con el programa que más os guste (Canva, Paint, Photoshop...):


Y  para l@s más apañad@s, el fichero .pds para que lo podáis editar directamente con Photoshop, con la ubicación de los textos tal y como en la primera imagen.
Descargar lámina
Descargar .psd
¡Espero que os guste! Ya me contaréis si os animáis a utilizarla y cual ha sido el resultado.

Feliz lunes!!!!
Las imágenes de los perritos son de Freepik

Elena

11 de mayo de 2017

Luchando con los #percentiles

5 comentarios

Que Fork no está gordo salta a la vista. Es un crío delgado desde que nació y suele recibir adjetivos como "poqueta cosa" (término muy médico recibido en el hospital en su última fiebrada), "careta fina" y demás.

Desde que nació lo de comer ha estado por demás. Lo teníamos que despertar para que comiera, básicamente. Los lloros porque estaba muerto de hambre no los hemos conocido, ya que prefería dormir. Si lo despertabas se ponía de una leche que solo conseguías que apretara la boca, se cabreara y siguiera sin comer. Así que... a adaptarse a su ritmo. Si no quiere, no quiere.

Cuando pasamos a la alimentación complementaria aun fue peor. Le metías cucharadas de comida y sacaba la lengua para que se le escurriera el puré. Lo nunca visto. Tardó como dos meses en aceptar medianamente los sólidos. Eso sí, SU ración.

Vamos, que tenemos un niño cuyo percentil de peso es <3 (de hecho, -3) , no estamos en las gráficas sino bajo ellas. Por ello, desde los 6 meses hemos tenido control de peso cada mes y últimamente cada 15 días.

Nuestra gráfica


Le han hecho análisis de sangre (varias veces), le han mirado marcadores de alergias, le estamos dando hierro porque salió que estaba flojete... y nada. No sale nada y no "mejora" (si es que hay algo que mejorar a parte de que quiera comer) nada.

Entre tanto ha superado una infección que lo dejó KO e hizo que además perdiera peso, una otitis, reacciones a vacunas... Vamos, que hemos tenido semanas de comer normal (para ser él) y semanas de no quería nada de nada.

Pero tu lo ves y tiene fuerza, está animado, juega, no para... Solo que es delgado y que llega la hora de las comidas y cuesta la vida que abra la boca. O la abre pero a los 5 minutos decide que ya es suficiente.

Todo esto agota. Me agota. Y desquicia, Y desespera. A la lucha diaria para que coma algo (que también sufren en la guardería) hay que unir el bajón que te da cada vez que lo pesan y la cifra no aumenta o aumenta poco. Y aunque la propia pediatra dice que el crío está bien, que evoluciona como debe, quiere descartar que no hay nada que le impida engordar antes de asegurar que "es así", que es lo que creemos que pasa. Por tanto, derivación al especialista del hospital para que "lo miren bien". Otra vez análisis y pruebas, supongo...

Así que ahí estamos, luchando contra los percentiles infantiles y, que cosas, haciendo operación engorde cuando media España está en plena operación bikini. Solo espero que no le quieran hacer una endoscopia o similar para descartar celiaquía, porque lo veo demasiado invasivo para un niño tan chiquitín y que se ve sano...

De momento a echar quesito a todo, todo sea por sumar calorías.

Que la fuerza nos acompañe...

Por cierto, ¿alguna experiencia similar o consejo para intentar llevar mejor el tema?


Elena

8 de abril de 2017

¡Un añito!

0 comentarios

Hoy, exactamente a esta hora (las 12:48 aunque en los papeles conste las 12:45 por aproximación) naciste. 3.200 kg y 51 cm de personita. Una personita que, a pesar de haber dicho toda la vida que los recién nacidos no son precisamente guapos, nos pareció perfecta y preciosa.

Ya son 365 días contigo, con sus 8760 horas (bueno, alguna menos que hay que trabajar, ratos sin niño...).

En este año has aprendido a gatear, ponerte de pie con ayuda, te han salido 3,5 dientes (ay! esa pala que no quiere acabar de salir), te has hecho los primeros chichones, me tiras del pelo como si en ello te fuera la vida y eres fan del chocolate (digno hijo de tus padres).

Tienes los hoyelos de mamá y el pelo y ojos de papá. Pero eres tú: simpático, provocador y con cara de pillo.

Así que, feliz cumpleaño hijo. Hoy lo celebraremos como se merece

 Elena

7 de marzo de 2017

Señores: los padres también cuentan

0 comentarios

Con esto de que se acerca el día del padre me está dando por pensar en cómo debe sentirse aquí el mister después de casi un año ejerciendo de. Se implica mucho, y desde el minuto cero lo cuida, le cambia, le da de comer... vamos, que se apaña a veces hasta mejor que yo (bueno, no tanto xD). Y lo veo normal. Vamos, no esperaba menos ya que un bebé es cosa de dos.

Sin embargo, hay gente que no debe pensar lo mismo que yo, ya que hay algo que desde que nació Fork me llama mucho la atención. Cuando vamos a la enfermera a las revisiones, habla mirándome y explicándome las cosas a mi. Da igual que sea su padre el que lo esté sujetando, vistiendo… Me lo cuenta a MI.

Lo mismo con la pediatra o vendedor de una tienda de bebés. Todo me lo explican a mi. El pobre padre parece que está de atrezzo.

Y ya lo de la guarde es lo que tiene más delito. Él es el que lo lleva y lo recoge TODOS los días, porque con mi horario no puedo. Pues si algún día puedo acompañarlos, o en las tutorías, nuevamente me miran a mi y me lo explican a mi. Wtf? ¡Pero si es su padre el que lo lleva y recoge todos los días!

Bueno, y por no decir que fue a mi a la única de la pareja a la que le preguntaban si se iba a coger reducción de jornada para quedarse con el peque. Eh... perdona... él también tiene esa posibilidad ¿por qué a él no le preguntas? Porque en nuestro caso, casi convenía más que lo hiciera él... Pero no, debe haber una ley no escrita que dice que es la madre que la que debe trabajar menos rato para cuidar del bebé. Que sí, que con el tema de la lactancia, el postparto... es lo normal. Pero no veo lo de darlo por hecho.

Y entiendo que antiguamente eran las madres las responsables del cuidado de los hijos en exclusiva. Pero ahora, que se busca la compartición de tareas, la igualdad, la corresponsabilidad… los propios profesionales deberían cuidar estas cosas. Porque si los padres se implican pero parece que “están de más” para según que cosas, pues… como que no. Queda feo como poco.

Pues nada, desde aquí un llamamiento a la sociedad:
Los papás también saben cuidar a sus bebés. También se preocupan por ellos y saben lo que más les conviene. Inclúyalos, también tienen algo que decir. Los padres también cuentan.





Elena

24 de febrero de 2017

Carnaval 2017

0 comentarios



Casi sin haberme enterado, este sábado (mañana!!!!!!!!!) ya es carnaval. ¡Si es que no tengo la cabeza donde debería tenerla!

La elección del disfraz ha sido un poco atropellada, la verdad. Primero ha sido elegir el de Fork, que al final nada de DIY ni original ni nada: ir a la tienda, buscar el menos moñas y peludo y comprar. Mucho más rápido, ¡que no estamos como para perder minutos buscando telas y cosiendo!

Una vez que estaba el mini disfraz fue… “Mmmm… Igual yo también debería pensar qué ponerme”. El año pasado fue mucho más fácil, solo me cabía uno xD

Con esa tontería que te entra en el primer año como ma-padre, el disfraz debía ir acorde con el del pequeño… Yeah! Si lo hubiera pensado antes creo que hubiera elegido otro… o_O

Así que, este año… tachan tachan…

<spoiler>

¡Seremos The Cow Family!

</spoiler>





Espero atreverme a salir de casa jajaja. Y pensar que hace algunos juré que nunca iría con un disfraz de este estilo… Otra cosa más a la lista de “Yo nunca haré..” que tengo que tragarme.


Si queréis ver a media ciudad disfrazada (que para eso Huesca mola), a las 18:30 es la cabalgata.


A los que os disfraceis y salgáis, ¡pasad un buen carnaval! Y a los que no os gusta disfrazarse y por eso no salen… ¡Rancios! xD


Feliz finde!
Elena

Política de Privacidad | Aviso Legal |Política de Coookies

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates